Este fin de semana me vine a tierra de Fallas, sexshop Valencia era mi objetivo, ciudades como Paterna, Mislata, Gandia, Torrent, Sagunto, Alzira y Catarroja eran mis destinos. Caliente como siempre y encendida en cualquier habitación de hotel. A pesar de toda esta época tan mala que estamos viviendo con la pandemia, me he decidido a seguir viajando. Porque cuando te quitan la ilusión, si por alguna razón la ilusión se te va, se va todo. Ya lo decía el escritor italiano Giacomo Leopardi: cada día tienes que estar ilusionado por algo, si no, estás perdida.

Y aquí estoy en tierras valencianas, dándome una ducha en este hotel de 3 estrellas en el que hoy me encuentro. Quiero ir a la zona más cercana de la playa, quiero y estoy. Me encuentro en la parte más turística de Valencia, en Gandía concretamente; pero no veo ni un sexshop en la calle. Estos pueblos costeros, como Cullera también y Oliva, son mi perdición. El azul del mar, la brisa fresca me vuelve loca. Todos los poros de mi cuerpo relucen y rebosan vitalidad, a medida que el agua de la ducha acaricia a su paso.

Sexshop Valencia con ducha erótica incluida

Y bajo las aguas de esta ducha erótica, en busca del sexshop Valencia que tanto ansío, pienso y me recreo. Pienso, y no sé por qué en mi amante eterno, ese amor que nunca fue, y quizá por eso, es eterno. Cierro los ojos, y mis braguitas, o mejor dicho tanguita blanco, cobra vida. Se moja con el agua tibia que me baña por completo, mis pezones responden positivamente, y lo mejor de todo, solo quiero sentir hasta lo más profundo de mi ser.

Hoy tenía que estar por la calle, dando vueltas en busca de este sex shop Valencia para comprarme un tanguita más; o algún vibrador juguetón que alegre mis mañanas, ahora ya más frías. Pero no tengo ganas. No.

Solo quiero perderme en el sonido ligero de las cataratas de ducha, que me provocan el mayor de los aislamientos del mundo externo. Quiero olvidarme de todo, no acordarme de lo que pasó ayer, y menos todavía, de lo que pasará mañana. Quiero ser nueva, mojada y renovada. No quiero estar sujeta a nadie, porque hoy, por primera vez: soy libre.

sexshop valencia baratosex shop valencia baratosexshop paterna