Estoy en Cantabria, buscando un sexshop Santander para esta mujer, para comprarme online un Satisfyer. Que borre mi glory hole, color zafiro para dejármelo mejor. Y como todos saben, soy esta madurita que recorre la orografía española, las ciudades más emblemáticas de España, para comprar juguetes eróticos. Y también por qué no, para visitar los múltiples sex shops y tiendas eróticas de cada ciudad.

Es uno de mis fetiches, entrar en estos lugares perdidos del deseo y las fantasías, de luces de colores que invitan a entrar en algo prohibido. Pero a mi me gusta cruzar barreras y si alguno ha seguido alguna de mis historias, me encanta romper moldes. La última ciudad que visité antes venir aquí, fue Madrid donde conocí a un apuesto vendedor de juguetitos calientes. Ahora ya estoy aquí, en la playa del Sardinero, en un hotel con vistas preciosas, que me retrotraen a mis años más mozos. Por todo. Ya entraré en detalles en otro momento, pero me encanta ver la juventud por la orilla corriendo, haciendo deporte, el mar, e inevitablemente, me recuerda cuando yo era joven.

Sex shop Santander para comprar juguetes como Satisfyer

Así, es busco mi Satisfyer personal, mi Pro 2 o la novedad más última en este revolucionario succionador. Y lo cierto es que ya lo he visto en otras ciudades, pero lo quiero de aquí. De la ciudad santanderina, de estos preciosos paisajes, de estos picos de Europa, de estos prados verdes que te quiero verde. lo quiero de aquí. Y de ningún otro lugar.

Lo quiero del Palacio de la Magdalena, como la que tengo entre las piernas cada vez que lo recuerdo. Mojada y calentita. Con más salero que un dildo de Sevilla. Porque no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes. Y entonces es cuando me encuentro aquí, sola y pensativa. Pero despierto y entonces pienso que debo hacer algo porque hoy me encuentro en sex shop Santander, que es como así lo llamo. Y quiero comprar mi estimulador de clitoris Satisfyer. 

En definitiva, también quiero explorar otros lugares de esta emblemática ciudad y adentrarme en estas tiendas eróticas que hace de mí una mujer nueva. Y ver esos vibradores para comprar, cremas, aceites que aumenten mi libido, mi sensación de mujer. Mis caricias más lejanas y cercanas, sin más ahora marcho, a darme una ducha tibia con mis aceites y jabones estimulantes para ducha y mis cremitas para aumento de pecho. Aunque mucho no me hace falta. 

satisfyer pro next generation  sexshop santander sex shop santander satisfyer pro 2