Hoy me encuentro cachonda perdida en el Mar menor, en un sexshop Murcia con calor. Sí, y aunque no lo crean, en las cabinas de una tienda erotica se pasa calor. Esto es como todo, fuera hace frío, pero aquí estoy calentita. Más que una manzana apple al horno y muy cachondita. Porque como todos saben, por mis recorridos por España, me enloquece ir a los sexshops; a tierras murcianas en Santomera, entrar, visitar y saborear. Y cómo no, iba a probar esta cabina XXX que me ofrece toda la calentura que una madura necesita.

He podido comprar estos días por Internet, todo online, hasta un tanguita de baño, blanco que se me mete por toda la costura de la hendidura. Pero desde que salí de Castellón, solo una idea me rondaba por la cabeza, venir a Murcia. A visitar su Catedral, el gran Casino, el excelente río segura, y la empobrecida zona del Mar Menor, atacada por la contaminación. Es una lástima que estemos destrozando el Planeta de esta manera, que hasta aquí se ven las consecuencias.

Sex Shop online Murcia para una madura bien rubia

Y puse rubia por no poner otra cosa y que rimara, porque soy morena y lo que rima es otra cosa que no diré. Pues bien, qué lastima ver aquí los detalles más íntimos de este azote a la naturaleza. Esperemos volvamos a tener un Mar Menor en perfecto estado de salud. Y como iba diciendo, caliente aún me encuentro. Y aún tengo el sabor de tienda erotica Castellon, la última ciudad que visité y un morenazo que desde allí me cepillé.

Sí, todo un hombretón que me encontré en el hotel y que me preguntó una tarde sobre mí. Al parecer me había visto entrar y salir en mis compras habituales, me había echado el ojo y tenía curiosidad por mi sencillez y mi saber estar. Yo le conté algo de mí, que soy divorciada, y que me dedico a ir por todas las ciudades de España a visitarlas. No le dije mi fetiche especial, que ya todos saben, el de visitar estos lugares de fantasía y perversión. Pero sí le conté mi alma viajera.

En resumen, que nos conocimos, y nos vimos de verdad, los dos, desnudos hasta el amanecer en su habitación prácticamente contigua a la mía. Uf, qué olor a hombre, qué feromonas despertaba, ni los pétalos de rosa Dona lo hubieran superado. A ver si en este nuevo sexshop Murcia encuentro una fragancia que al menos, se acerque a esa esencia de macho español, por los cuatro costados.

sex shop murcia sexshop Murcia sexshop online murcia