Que mal estoy llevando todo este tiempo que vivimos, encerrada en casa como todo el mundo, salí directa al sexshop Lloret de Mar, en cuanto pude. Qué alivio. Ver de nuevo juguetes eróticos variados, vibradores, dildo y patitos. Qué delicia de vibradores para mis baños nocturnos y mi acompañante secreto de mesita de noche: mi Satisfyer Pro2 Next Generation, estimulador de clítoris. Mucho mejor que la lengua de cualquier macho ibérico de los muy muchos que me he encontrado. Que al final, si tengo que decir la verdad, son más vulgares que la pata de una mesa. Sin tacto y contacto máximo. Lo último que desea una señora como yo, de selección y moda de baño confección.

A pesar de estar ahora en Lloret de Mar, zona de ocio nocturno, hoteles, turismo y casinos, que se ha visto también golpeado por todo lo que está ocurriendo en el planeta, no voy mucho a las playitas que son tan encantadoras. Hay mucha gente. Pero sí visito lugares, aunque sea de pasada de la costa Brava como Begur, L´Escala, Platja d´Aro, Sant Feliu de Guixols, L´Estartit, tienda erotica Cadaqués, sex shop Blanes, Fenals, Roses, Palamós, sexshop Calonge, Santa Cristina d´aro, Tossa de Mar, Besalú y muchos pueblos costeros más, embriagadores de belleza. Unas calitas impresionantes de limpias, pero con tanta gente, que ni me atrevo a entrar, con mascarilla y todo, es un rollo, la verdad.

Sí, ya lo sé, ni tendría que salir este verano como mucha gente hace, pero ya saben, todos los que me siguen, que soy una señora que viaja por toda España, recorriéndome los sexshops y tiendas eróticas más variopintas de cada ciudad. Y compro productos eróticos de todo tipo, los juegos eroticos BDSM me atraen mucho últimamente, para salir de la monotonía de siempre. Y enloquezco cuando me adentro en ellos, y me pierdo viendo y deleitándome con todo ese arsenal de penes de plástico. Algunos más realistas y realísticos que la polla de mi mejor amante, y es que donde se ponga un buen vibrador que se quite el mejor consolador.

Me he venido desde Barcelona a sex shop Lloret de Mar, que ya lo conocía pero quería volver después de todo este tiempo de cuarentena. Solo dejan entrar de uno en uno, y el momento de estar dentro, ¿por qué será?, que de nuevo me he excitado como nunca.

Sexshop Lloret de Mar y directa a la piscina mojada

En efecto, estoy hospedada en uno de los mejores hoteles de la Costa Brava, no lejos del sex shop Lloret de Mar y es tranquilo el hotel. Con una piscinita que bien podría ser una particular pero hecha con muy buen gusto. Y aquí entro y salgo como quiero. Me compré un tanguita, bueno tanga, es más bien un hilo brasileño, que me tapa solamente la rajita de mi trasero. Sí, un poco lagartona soy, pero me gusta ver cómo se excita el personal mirándome, y bueno, entro y salgo de la piscina mojándome y remojándome.

Finalmente me compré un tanguita brasileño, otro más para mi colección y un vibrador mediano para saborearlo como siempre hago, con una copita de champagne, mejor dicho, de cava catalán, por la noche y a solas. Qué bien sabe.

Y así he estado, tranquila por la costa Brava, viendo el paisaje de las playas, algo más insípido por todo esto que ocurre ahora, que es normal. Pero la gente se sigue bañando y las chicas más jovencitas que yo, recordemos que ya soy una madurita y no una niña, las chicas lucen sus pechos grandes, con y sin bikini. Muy excitante. Soy apasionada de la belleza, tanto venga de hombres como mujeres.

Así que para rematar he visitado otros sitios de Girona, del interior también, ya que no había más tiendas eróticas como el sex shop Lloret de Mar. Y así, he podido conocer localidades como Ripoll, Olot, Pals, Figueres (figueras), Salt, Palafrugell, Bañolas (banyoles), Santa Coloma de Farners, Anglès, Vilafant, Puigcerdà, Maçanet de la Selva, Castillo de Aro (Castell Platja d´Aro), Sant Hilari de Sacalm,Caldes de Malavella, La Junquera, Cassà de la Selva, Bescanò, Hostalric,Verges,  Llers, Castellon de Ampurias (castello d´empuries), Torroella de Montgri, bagur, Ripoll, tienda erotica Llagostera, Arbucias, La Bisbal d´empordá y muchos sitios más. Lo cierto es que me he perdido entre tanta belleza.

Así, me podrán ver salir de la piscina y entrar, ya no soy una jovencita, pero al menos, he disfrutado de tranquilidad unos días. Saliendo y entrando del agua fresquita, de una piscinita de lo más poética y veraniega que haya encontrado. Alejada a las multitudes de verano, que en estos días y en esta época convulsa, no son buenas para nada. Mejor sola y enamorada. Hasta muy prontito, espero todos estén bien.

sex shop lloret de marsexshop figueressexshop blanes